jueves, 6 de noviembre de 2008

Medianera en amores


Y es que últimamente he descubierto este clásico, que, por serlo, está al alcance de todos. Se trata de la Tragicomedia de Calisto y Melibea (1502) de Fernando de Rojas (Comedia de Calisto y Melibea en una primera edición en 1499); comúnmente conocida como La Celestina.

Una obra fascinante que acumula sobre sí creo que el mayor volumen de bibliografía crítica para una obra en castellano. En realidad, la crítica se interesó por ella más tarde que por otros clásicos, no fue hasta mediado el siglo XX que se empezó a estudiar en serio, pero el caudal de estudios y de discusiones es abrumador. El problema de la autoría de la obra, las intenciones de Rojas, lo que hay de cierto acerca de que el primer acto es de otro autor y Rojas decició continuarlo, la intencionalidad de la obra, si tiene o no tintes morales, cómo influye en la ideología de la misma el hecho de que el autor fuera converso, qué diferencias hay entre una primera redacción como "comedia" y la transformación posterior en "tragicomedia", cuál es el género de la obra, a qué público se dirigía, cuáles son sus influencias... Son todas éstas cuestiones (hoy más o menos resueltas) que han venido obsesionando a los hispanistas durante casi dos siglos.

Sin embargo, lo más llamativo para el lector de hoy de La Celestina es el descubrimiento de un personaje sin parangón en la Literatura española. Si bien Rojas no inventó la figura de la medianera, alcahueta o trotaconventos, sí la dibujó con un pincel tan preciso, tan personal, tan genialmente inpirado, que creó, probablemente sin ser muy consciente de su arte, un personaje con un relieve tan individual que superó sin dificultades las barreras que su papel en la obra le colocaba, trasladando su entidad al texto entero, erigiéndose en centro del relato con un protagonismo robado a los amantes. Sorprendentemente moderna en el retrato de los sentimientos humanos, la lujuria (o, mejor, el deseo), la independencia, la altivez, el concepto de honor profesional, el interés, la codicia, el engaño y el disimulo, el egoísmo y las ansias de independencia de unos y otros personajes campan por la obra tejiendo un entramado tal de pasiones que el atónito lector no puede sino pasar los ojos por el texto asombrándose cada vez más de que, en definitiva, hayamos cambiado tan poco.

Personalmente, esta obra ha ido enamorándome hasta colocarse en un alto puesto entre mis obras preferidas, cosa impensada hace algunos años, cuando la leí por primera vez.

10 comentarios:

Javier dijo...

Creo que el personaje de la Celestina es, junto con el Quijote y el Lazarillo, el más característico de la literatura española, hasta el punto que, como bien dices, se han salido del contexto literario para el que fueron creados: los perros de los ciegos se llaman lazarillos, todos hemos echado mano de alguna amiga para que nos hiciera de celestina, o conocido personas que no paran de hacer quijotadas.

Muy buen post, Alicia! Consigues que me entren ganas de leer cada uno de los libros que recomiendas.

EGO dijo...

Fijate tu que me leí ese libro estando aun muy chico y no entendia muy bien la personalidad de la "vieja puta", pero años mas tarde la analicé y, como es habitual en mí, me encantó. Me flipan esos personajes tan míticos. Sobre todo si se salen de la estampa de heroe o heroina.
Besos
y gracias por pasar por mi blog de cine. Esta naciendo y le encantan esa visitas y comentarios.

Xío dijo...

Mis loros se llaman Calisto y Melibea...


Creo que con esto, queda todo dicho por mi parte, jaja!!

AliciA dijo...

Javi, muchas gracias por los elogios, pero es fácil con el material del que dispongo... se vende solo! Cuando yo era pequeña, creía que el personaje de la novela se llamaba así por los perros guía... No te lo pierdas!

Ego, lo mejor que hay son las relecturas. Ahora que Javi menciona El lazarillo, no te puedes ni imaginar lo que entendía yo del episodio del negro y la madre de Lázaro. Cuando lo releí y pensé, "¿pero era esto?", me sentí muy rara...

Xío, me voy a plantear un reto para el siguiente post: buscaré una obra clásica que no hayas leído!!
Un beso para ti y otro para cada loro!

mertxy dijo...

En verdad querida Alicia nos traes una obra excelente, de esas que te marcan pues creo todos la leímos de adolescentotes de manera obligada, sabes lo que más gusta de ella?
La capacidad del autor sobreponiendo el personaje de la “señora jeje” Celestina por encima del tormentoso amor de Calisto y Melibea en sí ya destructivo, pero pasando a segundo plano su protagonismo ante el de ella...
Mil besitos de agua

Te escribiré para decirte el motivo querida niña de algunas erratas a la hora de escribir y leer que tengo impuestas desde hace pocos años y a las que aún no consigo habituarme y asimilar, te doy las gracias cielo y ya sabes me avisas.

Por cierto cielo conduzco un sitio libertario de arte, sobre todo poesía y demás, aceptarías mi invitación ¿
Necesitamos gente como tú.

www.planetadeescritores.com

si te animas serás bienvenida cielo

El Frikilósofo dijo...

jo! el último en comentar!
jeje la Celestina es la caña de señora, pero me gustaría que saliera un poco más...
y sigo pensando que Calisto se cae por tonto!

besos!

Nepomuck dijo...

no lo he leido pero vi la serie...

ya se qe no es lo mismo pero algo es algo

Didac Valmón dijo...

y que te voy a decir yo...que sufrimos el despiece de esta maravilla juntos, mejor no digo nada que se me calienta la boca

AliciA dijo...

Nepomuck, no te preocupes, mi biblioteca permanece abierta para ti las 24 hrs. Por lo pronto, te tengo preparada una lista de lecturas más larga que tu brazo, así que descuida!!

Diego: JAJAJAJAJAJA!! El despiece, muy bueno, "ella" corta por donde Lida de Malkiel le dice, según se deduce de La Originalidad Artística de LC... tú y yo nos entendemos...

Didac Valmón dijo...

Por fin, tras reenviar todos los datos adecuadamente Estimado Sr. Valdecantos :



Le informamos que hemos procedido a la modificación de su Carné de Lector a Carné de Investigador de la Biblioteca Nacional de España

Mira que soin pringaos...es lo mismo del otro día salvo una cosa...esta tarde me pasaré a por ello, después de recoger en la del nbarrio la cultura de barroco...lo de Esther me está quitando la vida:D