sábado, 12 de julio de 2008

Lecturas de verano


Tras haberme leído una novela horrible y recién publicada por un afamado periodista (gajes del oficio, qué se le va a hacer) y de estar feliz por haber recomenzado otra novela que tuve que dejar a medias por causas ajenas a mi voluntad (En busca del tiempo perdido. Por el camino de Swann (1913), de Marcel Proust), me sobreviene la responsabilidad de recomendar alguna lectura para el verano.

La pesadez del calor se deja notar también en el mundo bloguero, y encontrar una novela española de cierta calidad que podamos echar en la bolsa de la playa o piscina no es tarea fácil. Mucha gente prefiere lecturas largas para el verano, porque el tiempo de que se dispone es bastante, y se puede leer sin prisas, pero no hay más que decir para quien conoce el mercado editorial de hoy: un libro gordo ha de ser también trepidante, o no emprenderá jamás el viaje de la estantería a la bolsa de playa, ni ocupará las siestas.

Y ¿dónde encuentro yo una lectura larga pero amena, truculenta y trepidante a partes iguales, con personajes atormentados, complicados y fascinantes, pasiones prohibidas e irreconciliables, dudas, miedos, traiciones, adulterios, envidias, enredos, caídas, tentaciones a la virtud, envidias, ambiciones, chismorreos, trampas; que sea tumultuosa y morbosa, que sea divertida a la vez, que dé pena que se acabe, pero no se pueda sino acelerar su lectura, que sea a la vez una pintura social que deje al lector pensativo; que sea, en definitiva, un hito en la Literatura Universal?

Pues ahí esta La Regenta (1884 - 1885), de Leopoldo Alas; la historia de un cura enamorado que se debate entre la virtud interesada que le inculcó su madre, el amor por su hija de confesión y la lascivia satisfecha con sus criadas, una burguesa aburrida y romántica que lucha por no enamorarse de la representación de Don Juan que ha encontrado en un seductor venido a menos, con el cura que la ama como única vía de escape; un triángulo enmarcado en la pintura de la vida provinciana finisecular, donde Vetusta, la ciudad, no es sino una colmena formada por decenas de personajes, todos igualmente logrados: así, Vetusta, don Fermín de Pas y doña Ana Ozores conforman una lectura inesquivable, un pilar insalvable en la cultura española, que puede tomarse, también, como una entretenidísima novela de verano.

9 comentarios:

credit repair dijo...

That is very nice idea.


credit repair

El Frikilósofo dijo...

adiós!ahora tienes misteriosos lectores!
recuerdo cuando me leí esa novela. Es del género que yo llamo "de cotilleo", jaja. Uno está todo el rato diciendo ¡qué fuerte!

EGO dijo...

Se nota que defiendes las letras de aquí ¿¿eh?? bss

Palbo dijo...

Hay alguna combinación de letras que forma el comentario más lindo que te podría dejar jamás. Hay alguna combinación de letras que forma un mensaje que nadie soñó, y que te podría cambiar la vida.

Esta combinación de letras no es nada de eso.

Javier dijo...

Haz otros blogs, cánsate de otros...

Pero no dejes de escribir en este, por favor.

Me compré Ficciones, tengo el Quijote esperando a que me acabe el Gatopardo... Y la Celestina suena muy bien!!!

El Cinematógrafo dijo...

bueno,algún dia me la leeré.quizá no hoy,tal vez no mañana,pero pronto...
por cierto has metido la pata:es EN busca del tiempo perdido,no ENM busca del tiempo perdido...

Arc dijo...

Buena elección, y muy oportuna la fecha, ahora que se acercan las vacaciones; en esta novela sientes que eres uno más de Vetusta.

Xío dijo...

"Por el camino de Swann" es uno de mis libros favoritos, y el mejor de la serie "En busca del tiempo perdido". Literatura lenta, preciosista, quizás algo densa para el verano, pero de gran calidad, sin duda.

Por otro lado, y aunque pueda parecer un tanto extremista, yo siempre he dicho que la obra más perfecta de la literatura española es "La Regenta". Admito que la primera vez que la leí no disfruté demasiado con ella (era una edición de bolsillo con una tipografía minúscula, y el análisis tan profundo de los comportamientos puede acabar agotando), pero la redescubrí en una segunda lectura que me dejó cautivada.
Sin duda, es una buena apuesta para el verano...

AliciA dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios!


Frikilósofo, el otro día te vi con ella bajo el brazo... ganas de una segunda lectura, eh??

Cinematógrafo, en fin... Supongo que tener erratas significa que no usas el corrector ortográfico de Word...

Ego, intento escribir siempre sobre literatura española, que es mi especialidad, no es por chovinismo (bueno, también un poco!! ;) )

Palbo... errrr... gracias?

arc, es una buena lectura veraniega, aunque tal vez sea mejor su relectura, como dice Xío. Xío, me alegra que la disfrutaras tanto, para una segunda lectura te recomiendo alguna edición crítica.

Javi, no te preocupes, es que me he ido una semana de vacaciones a Canarias, no he abandonado el blog ni mucho menos, ni tengo por qué, ya que estoy muy orgullosa de él!! Besos y a seguir bien.

Escribiré más pronto!