miércoles, 4 de junio de 2008

Un mundo diferente... dentro de éste


La obra de Borges es tan popular como desconocida: muchos son los que conocen al poeta ciego de arrolladora personalidad, pero no tantos se atreven con su breve obra literaria. Su huella profunda en la filosofía y la literatura del siglo XX desbordó para siempre el patrón realista de la narrativa. El objetivo final de Borges es obligar al lector a pensar que todo lo que sustenta la explicación del mundo sensible es un constucto humano que puede colocarse al mismo nivel de inteligencia que la más disparatada ficción. Borges equipara fantasía y filosofía, como ensoñaciones parecidas.
En sus cuentos, asombrosos y delirantes, Borges mezcla personajes ficticios con reales (incluso se coloca a sí mismo como personaje), cita literalmente, pero de libros que jamás han existido, o incluye citas incomprobables de libros reales, inventa y usa su propia mitología y su propio sistema de referencias culturales (la biblioteca, el laberinto, el subterráneo, el pasado mítico guerrero...)
Sus textos son, sin embargo, algo fríos: una sensación muy extraña de incomprensión se apodera de un lector que inevitablemente siente que tiene que seguir leyendo, inmerso en la trascendencia que ante sus ojos va creando el relato. El empleo de adjetivos y adverbios es inusual, ya que contradice el cuerpo del escrito, aportando visiones diferentes que se van superponiendo, en multiplicidad de planos que expresan una realidad también múltiple. Los símbolos e ideas se condensan y atropellan en un juego humorístico intelectual: la vida como sueño, el tiempo como camino, la muerte como revelación, el ciclo eterno, la predestinación, la memoria, la realidad especular, las metáforas del doble y el infinito...
Leer cuentos como El jardín de los senderos que se bifurcan, Funes, el memorioso, El sur... (todos incluídos en Ficciones (1944)), es una experiencia literaria inacabable, ya que en cada lectura descubrimos significados nuevos, y sentimos cómo el autor juega con nuestra visión del mundo cada vez de manera distinta.
Como digo, la obra cuentística de Borges está al alcance de cualquiera, ya que consta tan sólo de cuatro libros de cuentos: Historia universal de la infamia (1935), Ficciones (1944), El aleph (1949) y El libro de arena (1975).
En el caso de Borges, no se puede separar la concepción de su obra de su propia biografía: de su padre heredó, según él, una inmensa biblioteca, su pasión por el ajedrez y una ceguera congénita que siempre había aparecido a los varones de su familia, y que le hizo encerrarse desde muy pequeño a leer todo lo que pudiera, por si luego se le acababa el tiempo. Borges se convierte en su propio personaje, una sensibilidad creadora que difumina la línea entre la ficción y la realidad.

8 comentarios:

Javier dijo...

Borges es alguien a quien leí demasiado joven ¿16 años?. No conseguí disfrutar su literatura (ni siquiera recuerdo lo que leí), aunque por lo que veo, ni aun con 65 años comprenderé gran cosa... Aun así, es un escritor al que le debo una lectura, y más desde que me he comprado (que no leído) un "Viaje a la Sicila con un guía ciego!

¿Quién será ese guia ciego? chanchanchan... jajajajja!!

AliciA dijo...

TIENES que hacerlo ahora, y créeme, entenderás todo. 16 años en muy pronto para atracarse de Borges, es insólito y causa extrañeza, pero no es en absoluto complicado.
;)

El Frikilósofo dijo...

yo recuerdo un cuento de Borges que nos contó papá a Raúl y a mí. Era de un laberinto y un señor que se escondía en él de otro que clamaba venganza...
Estaba bien, ya me pondré con Borges cuando se pasen los ¡ocho días!

En el 5º anillo de Saturno dijo...

Amo a Borges,estoy segura de que no es humano!

Un besazo muy muy grande

*Tuki

Anónimo dijo...

Porque publicas tan pocos post? solamente uno por cada libro que te has leido desde que empezaste el post? Muchas gracias.

Terrorista del Amor dijo...

que de datos y todos en un solo artículo, no se si estoy preparado para comentar en este blog

jajaja

besos

Fer dijo...

Hablas de Borges y no me avisas por burofax?!?!

Borges ha sido (es) una de mis mejores experiencias con un libro entre las manos. Leerlo me dislocó la relación espacio/tiempo, sobre todo con cuentos como "El Aleph" y "El libro de arena". "La Biblioteca de Babel" sencillamente me lo tatuaría por todo mi cuerpo. Es un escritor total.

Por cierto, su poesía también es fantástica, con unos sonetos "perfectos".

En fin, gracias por hablar de él!!

AliciA dijo...

Ay, Tuki, sí era humano, es que hay unos humanos que...

Anónimo, me temo que he leído más libros de los que puedo contar, y seguramente más de los que pondré en este blog antes de que se acabe... Ninguno de estos posts está escrito al acabar de leer el libro en cuestión. Intento escribir un post a la semana, con los libros que he leído, probablemente tendría para varios años! Le invito a leer un libro a la semana, a ver si sigue el ritmo!!
Terrorista, no te fijes en los datos, son complementarios y situacionales, lo importante es que sientas curiosidad por el genial autor.
Fer, qué decir, ya nos conocemos tú y yo...! ;)