lunes, 23 de junio de 2008

Un lugar de La Mancha que hay que atravesar



Si Miguel de Cervantes no recordaba el nombre del pueblo de su más laureado personaje, es tal vez, aunque él no lo supiera, porque el nacimiento de un personaje de talla universal debe pertenecer a la Humanidad, de manera patrimonial. Y como Patrimonio de la Humanidad, es potestad del hombre el disfrute de una obra literaria del calado de El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha (1605 - 1615).

Se me hace muy difícil elaborar un texo corto y moderadamente sencillo acerca de esta obra, para la cual toda alabanza es corta y toda ponderación es ya inútil, pero, teniendo en cuenta el propósito principal con el que empecé este blog, no puedo retrasar ya más la recomendación del Quijote, con el que no quise empezar para no asustar a nadie.

Efectivamente, por la publicidad que este libro ha ido recibiendo a lo largo de todos estos años, un número sorprendente de potenciales lectores se ve abrumado por la dimensión de la obra, por el lenguaje en el que está redactada (español del siglo XVII) y por la supuesta complejidad filosófica, estructural y de todo tipo, de la misma. Pues bien, es cierto que el ruido muy a menudo no deja contar las nueces, y que todas las implicaciones críticas y supuestamente eruditas no deben vetar la obra para el lector medio.

Es decir, no hay que olvidar que El Quijote no fue escrito en su día sino para el lector común, y que, si bien contiene numerosos niveles de lectura, no es verdad que la obra no se pueda disfrutar perfectamente aunque sólo sea en algunos de ellos. Por otra parte, un texto con una anotación adecuada a los diferentes tipos de lectores ayuda enormemente a la comprensión de la mayoría de los niveles discursivos. Además, no es una obra tan larga, ya que, si uno se cansa, puede parar en la primera parte y dejar la segunda para otra ocasión, sencillamente.

En cuanto al lenguaje, es cierto que el español del XVII nos queda muy lejos, pero también es verdad que, una vez que se ha cogido el ritmo de la lectura, y nos hemos acostumbrado a la expresión y al discurso, el lenguaje deja de sonar extraño y casi no se le presta atención. Sin olvidar que Cervantes defendió siempre la expresión llana, el estilo claro y la prosa transparente, y por tanto (de nuevo sin sospecharlo) hizo su obra accesible a los lectores a través de los siglos.

Para terminar, El Quijote tiene filosofía y preceptiva literaria, sí, pero es, principalmente, un libro divertidísimo: muchos lectores se sorprenden al encontrar en él humor grosero, caídas, golpes, discusiones delirantes, aventuras sinsentido, todo orientado a un ridículo característicamente español, con episodios que hoy servirían perfectamente para la televisión. Con El Quijote lo que más se hace es reír a carcajada

Hay tanto que decir que es un esfuerzo baladí que yo explique nada. Lo mejor que puedo decir es que abráis el libro de una vez. Sí que es imperdonable no haber disfrutado de esta obra, no ya por el nivel cultural, etc., sino porque se habrán menospreciado horas y horas de entretenimiento de enorme calidad.

13 comentarios:

mofin dijo...

sí, aunque parezca una simpleza...me hizo reir y de eso es de lo que más me acuerdo, no es fácil, creo, hacer reir a alguien sentado frente a un montón de palabras en papel...y yo me partía el culo. por eso lo asocio mucho con las aventuras de Ignatius J. Reilly y su conjura contra los necios...los dos me los iré leyendo ada intervalo de años...lo sé.


por cierto muchacha, leiste mi comentario sobre el realismo mágico?
sí, rulfo en 100 hojas te traslada por completo, pero me da la impresión de que con miguel ángel asturias merece mucho la pena viajar...y no se hace mucho, porque Maladrón y Hombres de maiz son dos libros de lo más delirante-magico-real-difíciles...yo que sé que más, de todo lo que he leido...

ahora voy a echarle un segundo empujón a los pasos perdidos de carpentier, porque en el primero acabé disperso y no los di.

bueno, ya te iré comentando más de lo que vea en tu letraherida, pasate por mis ráfagas cuando quieras.

El Frikilósofo dijo...

Jaja, cierto, me lo estoy leyendo ahora (llevaba desde que tenía cinco añitos deseando leérmelo) y me estoy partiendo con él.
Por cierto, coincido con Mofin en que otro de los libros que más me han hecho reír es "La conjura de los necios", pero creo que más bien son los necios los que se conjuran contra Ignatius!
Disgresiones filosóficas, literarias y humor de cacas y ostias, qué más se puede pedir?

En el 5º anillo de Saturno dijo...

Pues a abrir el libro se ha dicho!

Mua!

Tuki*

Xío dijo...

No cabe duda de que el Quijote es una obra extraordinaria, especialmente en la percepción psicológica de los personajes, pero siempre me ha causado un gran coraje que a Miguel de Cervantes se le recuerde casi exclusivamente por esta obra. Siempre me han parecido magníficos los relatos de "La Gitanilla", "El licenciado Vidriera" y "Rinconete y Cortadillo", pero esos son prácticamente ignorados incluso por los más voraces círculos de lectores.

La genialidad del Quijote no reside sólo en la novela, sino también en su autor quien, pese a ser el escritor español más conocido, me atrevo a decir que es también uno de los menos leídos por sus compatriotas...

Un beso de otra lectora compulsiva que acaba de conocer tu blog y se ha sentido muy identificada con él!!!

AliciA dijo...

Gracias a todos y bienvenidos a los nuevos!
Mofin, sí vi tu comentario, pero no me pareció que hubiera mucho más que decir ;)

Friki, humor se escribe con hache!!! jajajajaja!!!

Anímate, Tuki, que menudo verano de no hacer nada te espera...

Xío, es cierto lo que dices, pero estarás conmigo en que si tuviéramos que quedarnos con UNA obra seguro que no sería Los trabajos de Persiles y Sigismunda(por ejemplo).... jajajaj! En cualquier caso, gracias por pasarte y comentar, vuelve!!

Mónica dijo...

Me parece que normalmente (sobre todo en la edad colegial) se concibe esta obra como una "putada" por parte de los profesores, algo que nos imponen, algo que estamos obligados a leer. Solo nos dicen "Este tocho del siglo XVII que teneis aqui delante, es de Cervantes y lo teneis que leer". No lo "venden" de otra forma, al menos a mi no. Sí leí "Rinconete y Cortadillo" (personajes fabulosos, dicho sea de paso)y el Quijote lo mal leí en el instituto. Dos años más tarde, hice una adaptación para teatro y hoy tengo en mente volver a leerlo de principio a fin con ganas y entusiasmo, sin leerlo por encima como hice para aprobar el examen.

Por cierto, ¿que sabeis de la segunda parte?

Sonny dijo...

Siempre vale la pena...

Saludos

Fer dijo...

Y yo sin comentar, eh?

Me parece difícil comentarte sobre este libro, así que comentaré de lo que llevo leído hasta ahora, que es la segunda parte de la primera parte (la parte contratante...)

A mí hasta ahora, más que risa, lo que me da es mucha lástima, muchísima pena el personaje de Don Quijote, me resulta difícil reírme de él. Es "demasiado español". Y sin duda lo que más me ha gustado ha sido el repaso a los libros de cabellerías y el manifiesto de la pastora Marcela, quizá porque a mí me va más lo grandioso...

En cualquier caso, te mantendré informada sobre mis avances...

AliciA dijo...

Gracias por todoos los comentarios (I'm overwhelmed)
Fer, genial que DQ te parezca entrañable, pero lo cierto es que más adelante su personalidad muestra muchísimos matices, muy risibles, porque, aunque el pobre vive en su mundo, también es orgulloso, pedante, entrometido... En cualquier caso, te reirás de (con) Sancho Panza y con otro montón de personajes, a cual más bizarro!!

velarde dijo...

Alicia
Es cierto que Cervantes se inspiro en un personaje llamado Alonso de Quijano que moraba en Esquivias del que se conserva su casa en la actualidad?
gracias por seguir ilustrándonos..

Javier dijo...

Alicia!!

tengo en casa la típica edición del Quijote en tapa dura, papel Biblia, super guapa, etc.

Pero seamos sinceros: la gente ada vez lee menos en casa (al menso yo), y se impone que recomiendes a tus fieles seguidores una edición de bolsillo, de esas que dividen la obra en dos libros: ¿Cátedra? ¿Castalia? ¿Alianza?

Que yo también tengo el Quijote en cola, pero paso de llevar un kilo de libro encima.

Arc dijo...

Este libro tiene vida propia, esta en nuestras estanterías cogiendo polvo, nos da miedo abrirlo porque pensamos que es una obligación de estudiante de instituto, pero un día te paras y escuchas algo que se mueve en esa polvorienta estantería, es Don Quijote hablando con su escudero, y decides acompañarlo en su salida en busca de aventuras.

AliciA dijo...

Velarde, bienvenido! Espero que sigas comentando.
Pues... creo que no. Esquivias era el pueblo de una mujer que tuvo Cervantes, y adonde la mandó de vuelta cuando ambos se "separaron". Quijano era un apellido habitual en la época, con lo cual es posible que mucha gente se llamase "Alonso Quijano", pero no creo que nadie pueda asegurar hoy que hubo un inspirador de carne y hueso para el genial personaje.

Javi, puede parecer tópico, pero a mí me sorprendió gratamente. La edición que yo compré para el manejo (ya que también yo tengo una edición monumental de salón en cuatro tomos con grabados de Doré) fue la que editó la RAE por el Centenario del Quijote. Es muy asequible (menos de 10 E) y muy completa para el lector actual. Los prólogos son eruditos pero muy explicativos, y el texto está cuidadosamente anotado, aunque la notación no es exhaustiva, sino informativa y aclaratoria. Es un Quijote en un solo tomo, de tamaño muy manejable: una edición divulgativa. La edición es de Alfaguara.