sábado, 18 de octubre de 2008

Lágrimas y sombras


Hace poco he releído una de las más polémicas obras de José de Cadalso, la brevísma composición de forma teatralizante / dialogada Noches lúgubres (1789).

¿Se trata de una obra romántica? ¿Hubo romanticismo en España? Son dos preguntas sencillas de contestar al principio, pero ninguna de las inmediatas respuestas ( en los dos casos) acaba de dejar satisfecho a nadie. El Romanticismo español, además de muy tardío, las obras que podemos empezar a considerar románticas se publicaron casi treinta años después de que en el resto de Europa ya se hubiera "pasado de moda" el movimiento, resulta un tanto descafeinado. Bécquer es un romántico sui generis, en absoluto comparable al estilo de que hicieran gala Byron, Shelley o Goethe. No peor, sólo difícil de ajustar a un Romanticismo de forma.

Por otra parte, ¿qué hacer con las Noches lúgubres? Su escritura (no su publicación) se anticipa a muchas grandes obras románticas europeas, incluso a Los sufrimientos del joven Werther (1786). El tema de la composición, así como su trasfondo ideológico, la retórica del protagonista y la manera en que se desarrolla la acción son profundamente románticos y devastadoramente originales para la época.

A pesar de ser una obra tan breve, es un gran ejemplo de romanticismo concentrado, es como una píldora que contuviera todo lo que hay que saber acerca de la filosofía romántica, una prefiguración tan exacta que, leída hoy, puede verse como algo tópica, pero que causó una revolución de magnitud asombrosa en su época. Su título, enormemente atractivo y elegido con muchísimo acierto, nos retrae a un escenario escalofriante, donde una mente enamorada hasta el delirio está a punto de cometer un sacrilegio con ayuda de un sepulturero, mientras los vuelos de su pensamiento lo arrebatan hacia la naturaleza y la sociedad como reflejos de su propia alma atormentada.

8 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Hola...
Si bien es cierto que el romanticismo en España fue tardío y breve, no por ello carece de intensidad y de importancia en el mundo de las letras.
No conozco mucho de José de Cadalso, pero intuyo que ha de ser un "sui géneris" más, de esos que aparecen insularmente en cada época.
Buen post e interesante blog.
Espero regresar.

Un abrazo...

AliciA dijo...

Muchas gracias y ya sabes... todo el mundo es bienvenido!

Xío dijo...

A mí me gustó bastante más "Noches lúgubres" que "Cartas Marruecas", aunqúe éste último sea mucho más conocido...


Un besito!

AliciA dijo...

Jolines Xío, te has leído la mayoría de los libros que voy comentando, ¡eres mi alumna aventajada!
jajajajaa!
"Cartas marruecas" es un libro menos atractivo para el público corriente, sobre todo si lo que buscas es entretenimiento, pero es una obra excelente, sobre todo para entender de verdad el ideario de la Ilustración española.

El Frikilósofo dijo...

me está encantando!
de hcho ahora mismo la tengo en la mano (hay mucho chorizo en la biblio...)
Supongo que hoy me la terminaré.

PD: me encanta la foto: creo que me la sacaré en gigante y la pondré en mi ventana!

Arc dijo...

Creo que haré lo mismo que el Frikilosofo, y me lo tendré que leer, aunque tengo un atasco de lecturas más grande que los que se forman en la M-30 por las mañanas.
El post es buenísimo, consigues crear grandes expectativas sobre las lecturas.

alejandra dijo...

cadalso y sus cartas marruecas. paradójicos siglos para la literatura... leo la regenta..no sé si contra mi voluntad...a veces, el retroceso me molesta...paso murakami a un finisecular...ya me sorprenderá el fetichismo de clarín, espero....y salto de crónicas nómadas hasta aquí...y visitaré...
la literatura que nunca nos deja...

EGO dijo...

Tormetos románticos para desayunar. Tengo que leer más aún y mejor. Menos mal que estás para recordármelo.
Saludos